Noticias Judiciales

Llaman a juicio a ex subjefe de Seguridad de Ecopetrol por masacres de 1998 y 1999.

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Para la Fiscalía General de la Nación, el capitán (r) del Ejército José Eduardo González Sánchez, quien se desempeñaba como Jefe de Seguridad de Ecopetrol, "habría ayudado a los paramilitares del Magdalena Medio a desaparecer 25 personas y asesinar otras 7 en Barrancabermeja, porque supuestamente 'eran colaboradores de la guerrilla' en esta ciudad".

 

La Fiscalía profirió la 'resolución de acusación' con lo que comenzará el juicio contra Sánchez por los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y desaparición forzada en calidad de cómplice.

 

En total, 18 años transcurrieron para que fuera llamado a juicio el capitán retirado del Ejército, José Eduardo González Sánchez, señalado de ser el autor intelectual y promotor de la masacre del 28 de febrero de 1999 en Barrancabermeja, en la que fueron asesinadas 8 personas, entre ellas Orlando Forero Tarazona, hermano del periodista y líder de la UP (Unión Patriótica), Nicanor Forero Tarazona.

 

El 9 de febrero del 2012 Sánchez, quien para el momento de los hechos se desempeñaba como Subjefe de Seguridad de Ecopetrol en la refinería de Barrancabermeja, fue llamado a indagatoria por esta masacre y en noviembre del 2015 fue cobijado con medida de aseguramiento preventiva.

 

El ex funcionario también está llamado a juicio por la masacre del 16 de mayo de 1998, ocurrida nueve meses antes, y por otros hechos relacionados con su supuesta pertenencia a las estructuras del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas.

 

“Estamos hablando de un delincuente avezado al servicio del paramilitarismo que aprovechaba su función en la Seguridad de Ecopetrol para manejar las relaciones con Ejército, Armada, Policía y DAS y así garantizar que en los operativos paramilitares la Fuerza Pública no saliera a proteger a la población, no fuera a perseguir a los criminales y en general guardara un silencio cómplice o una omisión en sus responsabilidades”, asegura Eduardo Carreño Wilches, abogado del caso.

 

La masacre del 28 de febrero de 1999 fue cometida hace 18 años por un comando de 16 paramilitares dirigidos por Mario Jaimes, alias 'El Panadero', pertenecientes a las Autodefensas de Santander y Sur del Cesar, AUSAC, quienes ingresaron a los barrios Versalles, Provivienda, La Esperanza y La Paz, ubicados en la Comuna 5 en el nororiente de la ciudad, donde asesinaron a ocho personas y dejaron heridas a dos más, huyendo por la vía que de Barrancabermeja conduce al vecino municipio de Puerto Wilches.

 

Los paramilitares también desaparecieron de manera forzada a otras dos personas, quienes se presume fueron ejecutadas y sus cuerpos arrojados al río Lebrija, sin que hasta el momento se hayan encontrado sus restos mortales.

 

En el escrito de acusación figuran relatos entregados, según los cuales “para poder hacer incursiones paramilitares en Barrancabermeja fue necesario hacer contacto con distintas autoridades, los cuales se realizaron a través de alias 'Mauricio', de nombre José Eduardo González Sánchez".

 

Por estos hechos aceptaron cargos y se sometieron a sentencia anticipada los paramilitares Adalberto Galvis Pestana, José María García Arias alias 'Bebé'Jhon Alexander Vásquez alias 'Pepol', Joaquín Morales alias 'Danilo' y Javier Pumarejo Martínez alias 'Sandy'.    También fueron condenados Henry Ricardo alias 'El Sordo', Mario Jaimes alias 'El Panadero'Pedro Mateo Hurtado Moreno  y  Fremio Sánchez.

 

En octubre del 2012, el Tribunal Administrativo de Santander ordenó una medida de 'reparación simbólica' dentro de la demanda contra la Nación, en la cual se condenó al Estado y se determinó la reparación integral de la familia de Jesús Daniel Gil, una de las víctimas de la masacre. En el acto simbólico, el general Octaviano Bustillo Barraza, comandante de la Quinta Brigada del Ejército Nacional, pidió perdón por el asesinato.

 

Representantes de las víctimas han señalado que deben ser vinculados a la masacre el capitán (r) Oswaldo Prada Escobar  jefe del B2 del Batallón Nueva Granada, el mayor Herrera del Batallón 45  Héroes de Majagual y el sargento viceprimero José Manuel Cifuentes Tovar de la base de El Llanito, sancionado disciplinariamente por haber facilitado la huida de los paramilitares.

 

 

Clinica San Jose
FacebookTwitterLinkedin